sábado, 14 de agosto de 2010

EL MASAJE Un joven rasta le acaricia la espalda a su amiga en un bar malagueño de ambiente tétrico llamado El Lado Oscuro. Lo hace con tanta delicadeza y ternura que me pica la curiosidad y aprieto el disparador de la cámara. Y pienso que incluso en el infierno el Ángel Caído da masajes para reconfortar espaldas y ánimos.

No hay comentarios: